Tarjetas de crédito ¿Salvavidas o verdugos?

Cuando nos otorgan una tarjeta de crédito, el banco no nos dará un manual de uso, por lo que es muy importante la educación financiera, pues los bancos ganan mucho dinero, por los errores que cometemos en mal usarlas.

Programar un presupuesto de gastos, es de los mejores consejos que te podemos dar, sin embargo, a todos se nos pueden presentar emergencias que lamentablemente no podemos controlar, no obstante, en este tipo de circunstancias, tu tarjeta de crédito te puede salvar con disposición en efectivo, pero te recomendamos sea solamente para, emergencias.

Las disposiciones en efectivo pueden generar un interés del 5% al 10%, suena poco, pero con el paso del tiempo, puede terminar ahogándote.

Por otro lado, también te recomendamos tener especial atención en las fechas límites de pago, pues al pasar estás, sino realizas tu pago, de igual forma generarán cargos adicionales.

Otra de nuestras recomendaciones es, rechazar por completo el pago mínimo (a menos que estés en una emergencia y el próximo mes te regularices), los pagos mínimos son prácticamente intereses, pues sólo se destina el 1.25% al pago de tu deuda. Realiza el pago completo para no generar intereses dentro de la fecha límite de pago y así, tendrás financiamiento por parte del banco, sin pagarle ni un solo peso de más.

Un error común y te recomendamos nunca lo apliques es, retirar de una tarjeta, para pagar otra, en caso de que cuentes con dos tarjetas, un consejo importante es que, en una, cargues las compras cotidianas y en la otra, realices compras a meses sin intereses, pues algunas tarjetas tienen la opción de que, si el establecimiento no te lo ofrece, puedes solicitarlos directamente con el banco.

No gastes más de lo que ganas, toma en cuenta nuestro primer consejo y cada mes, genera un presupuesto de gastos, esto te salvará de intereses irracionales. Si puedes realizar pagos un poco más altos de lo que te pide el banco, de igual forma, terminarás más rápido de pagar, y así tu tarjeta será tu salvavidas, y no tu verdugo.

TE AYUDAMOS A PAGAR DEUDAS Y A MEJORAR TU CALIFICACIÓN CREDITICIA PARA VOLVER A SER SUJETO DE CRÉDITO.